domingo, 16 de junio de 2013

Construcción Pirámides

Me gusta el término arqueo-conspiranoico. Es posible que yo me pueda englobar en esa categoría, ya que soy aficionado a la arqueología y creo que con la excusa de haber alcanzado un consenso definitivo en lo que se refiere a la construcción de la gran pirámide hay un cierto inmovilismo en el mundo de la arqueología para evitar que se siga investigando, lo que podía definirse como una conspiración. Pregúntale a un ingeniero a ver como cree que levantaron piedras de 70 toneladas a 55 metros de altura, a un geólogo porque la esfinge tiene en el lomo erosión de tipo fluvial o a un matemático y un historiador si es posible que quienes construyeron la pirámide conocieran los numeros PI y FI. El primero te confesará que en la mayoría de los edificios que habitamos el margen de error se mide en metros y es más que suficiente para que un edificio aguante en pie unos cientos de años. El segundo que la erosión fluvial demuestra que el complejo de guiza es más antiguo de lo que dicen los libros de historia. Y los terceros que lo más probable es que los egipcios no fueran unos papanatas supersticiosos bailando a la luz de la hoguera y rogando al dios de turno. No aceptando la grandiosidad que supone la construcción de la pirámide por pura soberbia, estámos quitándoles a sus constructores el mérito que merecen. No es un montón de cascotes a punto de derrumbarse.




Es posible que cuando nuestra civilización haya quedado borrada de la faz de este planeta, las pirámide sigan ahi y lo mas probable es que quienes las encuentren (digamos dentro de 5000 años) lleguen a la conclusión lógica de que las construimos nosotros con nuestras herramientas del s.XXI en un nuevo alarde de soberbia e ignoracia. Los misterios de egipto se les han quedado grandes a los arqueólogos. Lo que es necesario en egipto y más concretamente en la gran pirámide es una investigación científica multidisciplinar de alto nivel. Del resto de las otras cosas no sé, pero de las pirámides podría haberse documentado un poco más. Originariamente las pirámides tenían un pigmento rojo por encima del pulido de las piedras de revestimiento y además antiguamente era evidente que las pirámides no tenían 4 caras, sino 8. Esto era para mostrar los dias de los equinoccios de primavera y otoño el conocido como efecto relámpago. En lo único que ha acertado es que el piramidión era probablemente de oro y que la vista incluso desde kilómetros de distancia era gloriosa. Otra cosa en la que ha metido la pata es en decir que las pirámides eran tumbas. Que manía: jamás se ha encontrado un cadaver o una momia en ninguna de las mas de 100 pirámides encontradas de egipto, ni pruebas que demuestren que las pirámides sirvieran para enterrar muertos. Las momias estaban en templos funerarios cercanos o en el valle de los reyes. Ni siquiera el fiasco del sarcófago de Sekhemjet hizo que los arqueologos entraran en razón. Supongo que reescribir los libros de historia sería demasiado caro y mucha gente quedaría en evidencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario